El inconsciente, la meditación, la plegaria, los estados alterados de conciencia, la fusión con un otro en la sexualidad sagrada, el sentimiento de unidad con Dios, la sensación borrosa del cuerpo físico, las regresiones, lo prenatal y estado uterinos. Todo esto está asociado a éste ámbito de la conciencia, la casa 12.

Una puerta hacia algo más

La casa 12 le da entidad a la unión de un ser personal con lo que va más allá de lo personal, Ahí,en la casa 12, hay una puerta que nos conecta con los otros de una manera muy particular, también con el pasado, con historias ajenas y a la vez conocidas. Allí encontramos la memoria de nuestro clan, sociedad, y si tiramos un poco más el hilo, hasta las memorias como humanidad. Si se tiene un planeta en esa casa es como tener la memoria colectiva de las vivencias en relación al tema que ese planeta/signo refiere.

De lo esotérico a lo científico, de lo científico a lo esotérico.

Nacemos humanos, y por esto ya en nuestro ADN y células venimos con un contenido de información que trasciende lo que aprenderemos o experimentaremos luego. Nacemos también con un código epigenético que almacena vivencias ambientales, como por ejemplo como nos alimentamos y todo lo que consumimos, los fármacos y drogas, los rayos UV, incluso el cuidado materno, las relaciones interpersonales, la actitud frente a la vida, entre otras. La ciencia avanzó y mostró lo que la astrología y lo que corrientes “alternativas” ya decían.

¿Venimos al mundo como una tabula rasa, como una hoja en blanco? La respuesta es: No. ¿Se almacenan vivencias del tipo cultural, emocional, psicológicas, que luego serán transferibles a los descendientes?: Sí.

Venus en casa 12: la memoria sobre el amor.

Dibujo personal, cuando expreso mi venus/neptuno.

No descartes, nena,
que pueda aparecer,
como un agua en tu boca…
Muchos aseguran lo que nunca han sentido…
quieren escaparse sin pagar,
dame un futuro,
en el que pueda yo hamacarme,
y ver las esferas mas allá…”
L.A. Spinetta

Venus es la representación de Afrodita, la diosa del amor y de la belleza. Su contenido tiene que ver con las artes y su poética,con la expresión de sentimientos complejos de aquello que provoca nuestro “amor”.. o dolor. Están en Venus las relaciones de pareja y las formas de vivir el disfrute, la receptividad y el amor. ( esa Afrodita interna de hombres y mujeres).

Un Venus en casa 12 (o Venus Neptuno hasta incluso libra abriendo la casa 12) nace en esta tierra. Tiene de por si un magnetismo muy particular, desde muy pequeñx intuye saber perfectamente como es y como se siente, vivir un amor romántico, un amor dramático, un amor ideal, un amor próspero, un amor trágico o un amor violento.

 Todas las formas de relaciones posibles y todos los recuerdos de como otros humanes han vivido en enamoramiento y el amor, están ahí… a pasos de su conciencia individual.

¿Fascinante no?

Como la casa 12 en sí misma, resulta algo magnético, atrapante, hipnotizante, y sin embargo por más romántica y fantástica que suene la idea de tener todo ese registro interno… puede llegar a ser muchas veces angustiante y derivar en una tremenda confusión. En ese caudal transpersonal de info emocional, lo más fresco que tiene un Venus en 12, es el registro de las experiencias del clan, cómo vivió el amor y que connotaciones tenía.

Cada clan responde a los interrogantes filosóficos humanxs con su cultura familiar. Por ejemplo: ¿Qué es el amor? es una de las preguntas básicas de la humanidad.

Collage de Francisca Pageo

El amor es…” cada tribu, cada árbol genealógico, responderá algo distintos, según sus experiencias y según el recorte que han realizado de éstas. Y de alguna forma misteriosa, todos sus miembros puede ser estoicamente fieles a esos enunciados, a veces conscientes y otras inconscientes. Es lo que Bert Hellinger llamó “lealtades familiares”.

A veces el descendiente se ve atrapado en protagonizar cada una de esas historias, tomando distintos roles y repitiendo cual eterno retorno cada trazo escrito en la memoria clánica. Freud, creador del psicoanálisis, decía que se debe repetir para recordar para luego… relaborar.

Esa compulsión por la repetición es inherente a nuestra humanidad, pero a veces nos puede dejar atrapados en un escenario que nos es ajeno, conocido, pero ajeno en relación a nuestro ser más profundo, que creo yo que trasciende lo clánico y lo familiar.

Hay formas heredadas, Jung las llamó arquetipos, que son como moldes y producen una tendencia a vivir las experiencias a través de ese molde.¿No te ha pasado que en algún momento te sentiste como recreando una historia similar a la de una novela o telenovela? ¿Actuando un rol con las mismas características, vinculándote con el otro rol de esa novela que también recreaba la trama a la perfección? Y así como dos títeres eran presos de una historia ya escrita innumerable cantidad de veces.

Bueno, ese es el poder del arquetipo, y de las memorias conscientes e inconscientes que tenemos sobre como se hacen las cosas y claro de la cultura, que explícitamente nos fue esculpiendo.

Expresión del caudal

Expresar, darle flujo movimiento y salida a lo que está en casa 12 es un desafío y a la vez permitirá que algo muy particular se relaje y suelte. Lo artístico siempre es de gran ayuda. A algunas personas manifestar el gran potencial del arquetipo que tienen en casa 12 puede provocar miedo o culpa e incluso creer que nuestra identidad no tiene la cualidad expresada en casa 12 o que nada tenemos que ver con eso, resulta un desafío.

Materializar el espíritu

Espiritualizar la materia.

Rayo de luna hirviente
Que viene del astro azul
Briza de hielo que toca tu espalda
La tenue luz que alumbra lo ínfimo
En una oscuridad de tertulia
Suaves casi imperceptibles,
los pasos del amor que acecha
¿Qué no puedes olvidar,
el recuerdo o la premonición?
Ala herida de la sed que anuncia un regreso
Ciego en su luto mayor
Nota menor que suena sin pausa
Como en eco en todas mis partes
Materia y no materia…
Donde se confunde si es el sonido
de tu llamado o el mio
.

(Poema personal)

 Un Venus en 12, primero debe reconocer que tiene ese enorme caudal en su inconsciente, tiene en sí mismo una capacidad innata para ver belleza y crear belleza, todas las expresiones artísticas pueden ser un vehículo para drenar parte de ese contenido casa 12. También resignificar el concepto de “amor” , prestarle atención a como vive sus vínculos, si reproduce patrones heredados o los va soltando, e incluso tiene la hermosa capacidad de trasncender lo binario, “lo estrictamente femenino o masculino”, ya que por ejemplo un hombre Venus en 12, puede tener cualidades andróginas en sus expresiones, su carácter y sensibilidad maravillosas.

Un Marte en 12 o aries abriendo esa casa, nos hablara de nuestro guerrero interno, que vinculo tenemos con la fuerza, con la violencia, con lo masculino, con la capacidad de manifestar y conquistar nuestro deseo.

El desafío será tomar esa fuerza sin temor a destruir o convertirnos en seres violentos. Limpiar las memorias en relación a la guerra, la violencia y un “masculino” ancestral peligroso, es profundamente sanador.

Sol en 12 o leo abriendo la casa 12, nos hablará de la relación con lo paterno, como ha sido con nuestro padre y la relación con la imagen “paterna” a través de las experiencias del clan. Tal vez puede ser un clan donde la imagen simbólica del padre “Sol”, este ausente o haya quedado desplazada por un femenino o madre muy potente. Así con una parte de la identidad (padre/sol) aislada o negada, habrá que hacer un proceso para volver a integrar en sí mismo, esa parte tan indispensable.

Eso desencadenará la capacidad de encontrar nuestra identidad más hermosa y creativa (Sol) permitirá sincerarnos con nosotros mismos, expresar quienes somos al mundo y dejar nuestro diamante en esta tierra a través de nuestro aporte, entre otras.

Y así cada planeta o signo nos hablará de un tópico particular a elaborar muy profundamente. Por esto, se la ha llamado desde la astrología esotérica la “casa del karma”.

La historia se vivió de cierta forma y el contenido de ésta casa nos hablan de que tenemos la memoria de esas temática con sus experiencias correspondientes y a su vez la capacidad creativa de tomar la fuerza y el aprendizaje de lo ya vivido y lograr un elixir y una sutileza de esa energía/arquetipo de una sutiliza y madurez hermosas.

Bueno, tengo luna en sagitario y además de reconocer la sombra de la casa 12, me gusta ver el potencial, la capacidad creativa que aloja.Es como poder cortar una cadena con un pasado caduco y un recorte de ciertas experiencias y formas de reaccionar a ellas.

Como si algo se pudiera desprender por saturación, algo que se repitió demasiadas veces y que el descendiente llega en algún momento a la conclusión que aquello que se aprendió y esa FORMA genera más sufrimiento que alegría.

En su destino tiene el potencial de encontrar la llave para comenzar a vivir dicha temática de forma diferente, y esto produce e v o l u c i ó n. Eso es lo creativo.

Para viajar necesitamos un ancla

Como decía, casa 12 es un cofre lleno de memorias. Esto genera un fuerte vínculo con un residuo de innumerables experiencias. Puede ser un pandemonio de imágenes psíquicas, que representan millones de experiencias individuales. Todas estas percepciones esperan su traducción en forma y todas contienen una parte de la psicología humana y las emociones caleidoscópicas de la raza humana.

Todo ese caudal de memorias, imágenes y contenido inconsciente va a precisar encontrar su vía de elaboración y expresión. Entender de donde vienen éstas imágenes y sensaciones, a que temática refieren, que historia cuentan, y como generar una nueva forma, es el proceso clave de ésta casa.

Este portal que nos muestra que hay algo más allá de la razón puede derivar que los estados alterados de conciencia.Estos pueden ser de una imaginación fecunda, una creatividad fuera de lo común que luego  puede condensar en destacarse en distintas áreas.O puede resultar de lo más confuso, derivando en despersonalización, psicosis… locura.

 Muchos genios creativos crean desde el placer y otros porque se sienten atormentados por el gran caudal de emociones o imágenes internas y necesitan encontrar un centro estable al dibujar imágenes para este tumultuoso reino interior y las poderosas fuerzas creativas que desencadena. 

También la caracteriza una sensibilidad extrema que puede sentir el éxtasis del placer, del amor y del disfrute pero también, esa misma sensibilidad puede ir acompañada de frecuentes estados de ánimo abatidos, melancólicos.

A veces se siente la necesidad de cierta distancia de lo cotidiano y ordinario y así pueden tener hábitos de aislamiento. Estos pueden ser fases de “reflexión” y “retiros artísticos” que resultan tan necesarios como depurativos. A través de ellos la persona puede volver el “mundo” renovada y con un nuevo norte claro e inspirados.

Sin embargo esa necesidad de aislamiento puede derivar en una desconexión con lo ordinario al punto de no actividad y dejadez de sí mismo. Se puede olvidar de su “yo” de su individualidad y del cuidado de la misma, con lo peligroso que es esto.

 Por eso tener fronteras tan borrosas tiene sus luces pero también tiene sus sombras. Algunos artistas con muchos planetas en casa 12 en sus procesos creativos se olvidan de sí mismos mientras crean con lo desconocido y sus misteriosos poderes.

Volver a sí, delimitar fronteras, tener disciplina con el auto cuidado, no olvidar que se tiene un cuerpo físico que cuidar y que más allá de la capacidad de conectar con lo extraordinario, jamás debe abandonar lo ordinario.

El equilibrio siempre es difícil, pero es indispensable.Encontrar anclas que generen un marco saludable ante una capacidad innata de no sentir marcos ni bordes. Que los centra, que les da orden y claridad que es el ancla con el mundo REAL, es lo más importante a tener en cuenta, para no padecer delirios o menos extremo pero aun así doloroso, anclas para no vivir una historia tomado por una novela ya vivida.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *