La Luna –o tu signo lunar– en la carta natal muestra cómo nuestro entorno nos afecta desde el instante del nacimiento. Nos habla de la primer experiencia vincular, el apego. Esa persona que nos recibe y nos cobija para que sobrevivamos después de nacer. En algunos casos será una experiencia de cuidado ” ideal ” y otras será más distante. Cada Luna en la carta natal muestra que cualidades tuvo esta primer relación, si nos brindó el cariño y nutrición suficientes, y cómo se sentía este bebe/niñ@ respecto a ese vinculo.

Por ejemplo ” invadid@” en la Luna en Aries. “desconexión” en la Luna en Acuario.  Sumergid@ en el contacto tierno de esta figura protectora en la Luna en Cáncer.  Y así, a modo de ejemplo.

Esta primer experiencia, visto desde la psicología en la teoría del apego, marcará inevitablemente ciertos mecanismos emocionales.

El desarrollo de la confianza y la seguridad en uno mismo y hacia los demás puede tener su origen en tu signo lunar o tu apego. Click To Tweet
Como personas, durante los primeros años de vida (y es un proceso que continúa hasta llegar ser adultos) se desarrollan las sensaciones de confianza y seguridad y la capacidad de “pedir” y poder “recibir“.

Si las condiciones de seguridad y calidez son suficientes esto sucederá de forma natural y se desarrollará de una forma en la que terminaremos incorporándolas de forma positiva. Por otro lado, si las condiciones no son suficientes o las necesarias, estas capacidades pueden verse flaqueadas y se arrastrarán a la vida adulta.

Aún habiendo olvidado por completo estas primeras experiencias, nuestro cuerpo las ha registrado y las actúa a través de lo que conocemos como el “mecanismo lunar” sería algo así como una reacción emocional que se presentará en diversas situaciones especialmente en situaciones en la que la persona se sienta más vulnerable. A cada persona en situaciones de vulnerabilidad lo “tranquiliza” o recupera cierta sensación de seguridad con una reacción diferente. Por ejemplo la Luna en Aries ante una situación critica va a la acción, o sea HACE. La Luna en Acuario, desconecta emocionalmente y probablemente se ponga mental, o se corra de la situación ” amenazante”. Y así cada Luna tiene una forma de accionar para volver a sentirse segura,

CONOCIENDO EL MUNDO: La importancia de la familia y la necesidad de ser querido.

A través del primer apego uno va conociendo el mundo, y todo lo que sucede ahí queda registrado en la memoria, ya sea consciente o inconsciente,emocional, corporal o psíquica.

Esta información obtenida a través de estas primeras experiencias es la que nos dice cómo es el mundo en el cual nacemos y de a poco esta información se traduce en como adaptarnos a este mundo. Si hay o no alimento, si hay o no vínculos de calidez, que se puede esperar , que no, y lo más importante, como reaccionar y accionar para sobrevivir.

También se “lee” lo que espera de uno, y uno trata de complacer eso, buscando una mirada de aprobación y cariño, porque lo más importante es sentirse amado y pertenecer a ese clan.

En nuestra memoria más arcaica quedarse afuera del clan implica morir. Imaginen un bebe o un niño de alguna aldea, que queda afuera de ella, perdido en la naturaleza. La sensación es de terror, si el clan no me acepta mi vida corre riesgo.

La misma lógica la toma las constelaciones familiares, creándose diversos escenarios en pos de esta búsqueda de aceptación del clan.

UNA TRAMA DE ESPEJOS ENTRE LA LUNA DEL NIÑO Y SU SISTEMA

La luna en astrologia

Algunas teorías creen que el niño es una tabla en blanco donde se imprimen las experiencias y esas lo van consolidando. Desde esta mirada, estas experiencias no está separadas del niño y el “NO” es un mero receptor, sino que la trama vincular del niño e incluso los acontecimientos principales de sus primeros años, responden a su propia energía, a una estructura necesaria, anterior a su manifestación objetiva; con la cual el niño NACE.

La Luna puede encerrar nuestros aspectos más reactivos/defensivos, pero si se la conoce y elabora puede desplegar su potencialidad de talentos.

¿El signo lunar es la madre y el signo solar el padre?

Sol y Luna representan a nuestros padres –biológicos o adoptivos– en el nivel más arquetípico y se suele asociar a la Luna con una figura femenina o con la madre, lo cual tiene un origen arcaico de atribuirle a la luna lo femenino y al Sol lo masculino como “dios padre”.

Pero en la carta natal las características de la luna pueden verse en el padre y las del sol en la madre, no siempre la línea es tan visible.

La luna también puede encerrar en sí vivencias del clan, como ese clan incluyendo la línea materna y la paterna ha vivenciado las emociones, a satisfecho o no sus necesidades y que cosas fueron las más afectivizadas en él o puede que una porción de la luna la “encarne” la madre y la otra el padre.

Por ejemplo, el caso de una consultante con una Luna en Tauro oposición Plutón, lo afectivizado era todo lo taurino desde el aspecto material del dinero donde ya su padre vivencio manipulaciones alrededor de esto, donde su padre hacia diferencias respecto que o no darle a cada hijo.

En la historia de mi consultante pareciera que su matriz lunar se dividió en dos, la madre ejercía toda la ternura y el maternaje típico de la Luna en Tauro y el padre cumplía un rol más plutoneano, ocupando un lugar de omnipotencia, pero ejercido a través de lo taurino (el dinero) = juego de poder a través del dinero y entablando una relación plutonenana con la madre donde ella representaba un lado más impotente, y el un rol más omnipotente.

Lo bueno de este ejemplo es que ella de a poco va haciendo una síntesis integrativa de estas dos energías, es economista y tiene un excelente manejo del dinero de una forma saludable. Se maneja en ámbitos de poder (Plutón) como pez en el agua.  Y a la vez se corrió del paradigma de impotencia a lo femenino omnipotencia a lo masculino.

El talento oculto en la luna

En la astrología humanista no hay signos o planetas benéficos o maléficos sino que cada arquetipo o cualidad energética tiene distintas formas de expresión. Podría decirse como octavas menores donde la vivencia del arquetipo se torna dificultosa para la conciencia o causa polaridades incluso conflicto y dolor y otras octavas donde se ha hecho un compost de ese arquetipo obteniendo su aspecto más creativo, visto como un talento.

Imagínense que la energía de la luna es algo vivenciado por uno desde los primeros años, encierra en si la capacidad de tomar MAESTRÍA sobre eso. Durante años de experiencia e incluso se siente como algo innato en nosotros.

Es un buen ejercicio observar nuestra luna natal incluso todo el complejo lunar que no es solo la luna por signo sino sus aspectos y el signo y/o planetas de casa 4. Y poder ver de que manera darle un cause creativo a todo ese potencial.

Además, al hacerlo va a ser vivenciado como algo conocido y un lugar seguro, que nos nutre y reconforta emocionalmente.

Conocer tu carta natal es sin dudas una toma de conciencia y un cambio de percepción.
Una toma de responsabilidad y con esto una apertura a la posibilidad de elegir y cambiar.
Como a su vez sanar y aceptar ciertas vivencias del pasado, comprendiéndolas desde una nueva mirada. Sin echar culpas y dejando el rol de victima que inhabilita tanto y duele tanto.

Fuentes e información complementaría

  • Teoría del apego de Bowlby – Teoría de los Clústers Dalmiro Bustos (del psicodrama)
  • “Las lunas” de Eugenio Carutti – “Los Luminares” de Liz Greene

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *